miércoles, 19 de abril de 2017

Autora del mes #1: Jacqueline Kelly

    A pesar de todos los avances conseguidos hasta ahora, es un hecho que la mujer sigue estando invisibilizada en muchos ámbitos. Las mujeres siempre han ocupado un lugar secundario en la ciencia, y no por ser menos visionarias o menos inteligentes. Siempre han ocupado un lugar secundario en la pintura, y no por ser menos talentosas. Y, como no podía ser menos, siempre han ocupado un lugar secundario en el ámbito por el que estáis leyendo esto: la literatura. ¿Cuántas escritoras a lo largo de la historia se han visto obligadas a publicar sus obras bajo pseudónimos masculinos? Y es verdad que a lo largo de la historia encuentras grandes nombres de mujeres escritoras (Agatha Christie, Jane Austen, las hermanas Brönte...) pero ni punto de comparación con el número de escritores hombres. ¿Somos nosotras menos talentosas y con menos imaginación? No, pues claro que no, simplemente hemos estado oprimidas y hemos tenido muchas menos oportunidades.

   Es por eso que me gustaría, una vez al mes, visibilizar a alguna mujer escritora. A muchas de ellas las conoceréis, a algunas puede que no, pero siempre es interesante aprender algo más sobre esas mujeres que tan formidables historias nos brindan, con las que llegamos a disfrutar con cada una de sus páginas.

  Así que he decidido inaugurar esta sección con Jacqueline Kelly.




  Jacqueline Kelly nació en Nueva Zelanda en 1964. Siendo muy joven, se mudó a Canadá y, posteriormente, a El Paso (Texas) donde estudió Medicina. Ejerció la medicina durante muchos años, y se licenció en Derecho, que también ejerció durante unos cuantos años hasta darse cuenta de cual era realmente su pasión: la escritura. Así, en 2001 una publicación regional, Mississipi Review, publicó un relato corto de la autora, comenzando así su carrera literaria.

  Pero, sin duda, el libro que la catapultó a la fama fue La evolución de Calpurnia Tate. En esta obra, se narra la vida de Callie Vee, una niña de una familia tradicional texana, que no acata su rol social como mujer: se le da fatal el ganchillo, y no quiere aprender a cocinar ni tocar el piano. Sus verdaderos intereses se encuentran en la biblioteca, en la biología, centrándose en la teoría de la evolución de Darwin. Gracias a esta novela, consiguió la prestigiosa Medalla Newbery en 2009. Recientemente, en 2015, ha publicado una continuación de esta novela, titulada El curioso mundo de Calpurnia Tate.


  Es poca información, pero es que mi intención no es saturar a nadie. Simplemente pretendo hablar un poco de ellas, las mujeres que han seguido su pasión por la literatura, y brindarles reconocimiento, más que merecido.


Laura E.